viernes, 13 de mayo de 2016

Uncharted 4 - Análisis emocional

Este análisis de Uncharted 4 El desenlace del ladrón para PS4 es especial. No hablamos de las características técnicas del exclusivo de PS4, ni de su historia. Hablamos del viaje emocional de Nathan Drake (y el nuestro). 

Es difícil quedarse con lo mejor de Uncharted 4: El desenlace del ladrón. Naughty Dog ha sacado toda la artillería para poner fin a la saga de Drake, y eso se nota en cada aspecto del juego.
Tenemos entre manos un título que sabe aprovechar las características técnicas de PS4, con interminables efectos, unos modelos perfectos, y una sensación de descubrimiento que no cesa. Pero no voy a hablar de aspectos técnicos.

Para saber lo que nos ha parecido el juego, y descubrir sus nuevas mecánicas (sin spoilers) podéis leer nuestro análisis de Uncharted 4 para PS4. También os recomiendo echar un vistazo al blog en que nos preguntábamos si es Uncharted 4 el mejor juego de la Historia. Respirad profundamente, volved a leer la frase anterior... sí, dice blog y dice "nos preguntábamos", que luego se llenan los comentarios de malas interpretaciones.

Y hechas las presentaciones, es el momento de hablar de cómo Uncharted 4 juega con nuestros sentimientos. En primer lugar, tengo que reconocer que la edad ayuda a que este juego te llegue más adentro. Hice el primer análisis de Uncharted el tesoro de Drake, en 2007. Yo tenía 30 años, que debe ser más o menos la misma edad de Nathan Drake en esta aventura, así que se puede decir que hemos crecido juntos. Después también he analizado Uncharted 2, Uncharted 3, y Uncharted: La trilogía de Nathan Drake para PS4. 

Creo que es la gente de mi generación la que más disfrutará el enfoque del juego. Para que, de verdad, la historia de Uncharted 4 te sobrecoja tienes que haber experimentado la emoción de ver El secreto de la pirámide (en versión original Young Sherlock Holmes) o los Goonies en el cine. O aquellas películas como E.T. en que veíamos a niños (con su estilo "ochentero" y sus bicicletas BMX) experimentar sus primeras aventuras. Y no os voy a estropear todos los guiños a los juegos anteriores de Naughty Dog, que también resultan conmovedores.

Así que una vez Uncharted 4 el desenlace del ladrón te devuelve a tu infancia, te abofetea con las mejores sensaciones de tu vida, una detrás de otra: el reencuentro con tus amigos, el romance, el riesgo... y, de repente, la madurez. Uno se puede ver reflejado en algunos niveles del juego y encontrar arrugas que antes no tenía (ni yo, ni Nathan Drake). Pensar que "lo bueno" ya no está por llegar, sino que es lo que hemos vivido en los últimos 15 ó 20 años. En cierto modo, Uncharted 4 es un juego melancólico. Por un momento, te causa esa sensación de vacío en el estómago.


Pero se trata de un juego, al fin y al cabo. Y Naughty Dog nos invita a participar en una última aventura. Nos promete la eterna juventud, la posibilidad de demostrar que seguimos en forma después de tanto tiempo. Nathan se olvida de sus responsabilidades y se lanza a su mayor reto (cazar el tesoro del pirata Avery es sólo una excusa). Lo bueno, es que, al contrario que en otras historias, esta decisión tiene sus consecuencias. Tendremos que pagar el precio de nuestra valentía; un precio más sentimental que "real".

Fuente: Hobbyconsolas (David Martinez)

No hay comentarios:

Publicar un comentario